Celebramos el día de la educación popular y comunitaria

Celebramos el día de la educación popular y comunitaria
Compartir

 

 

Los centros comunitarios que integran la Red Andando, celebraron en dos jornadas 19 y 20 de setiembre, en los centros junto con las comunidades y luego en las plazas de los barrios Satélite y Cuartel V, ambas en el partido de Moreno.

El 19 de setiembre es la fecha elegida ya que es el día que nacía en Recife, Pernanbuco, Brasil, Paulo Freire (1921-1997) educador y pedagogo, máximo exponente de la educación popular en América Latina.

[metaslider id=666]

 

Celebramos junto a las niñas y niños y sus comunidades, así como tambien continuamos reclamando al Estado el reconocimiento como trabajadores y trabajadoras comunitarias.

El 9 de noviembre todos los centros y las redes de la región marcharemos a la plaza Buján de Moreno donde se realizarán radio abierta, espectáculos

 

[metaslider id=595]

 

Compartimos algunos pensamientos de Freire

Enseñar exige saber escuchar.

Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre.

Nadie educa a nadie —nadie se educa a si mismo—, los hombres se educan entre si con la mediación del mundo

Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción.

No hay enseñanza sin investigación ni investigación sin enseñanza.

Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando.

No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión.

Aceptar y respetar la diferencia es una de esas virtudes sin las cuales la escucha no se puede dar.

 

[metaslider id=502]

 

Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho.

Mi visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu. Porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado.

El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas.

Solo educadores autoritarios niegan la solidaridad entre el acto de educar y el acto de ser educados por los educandos.

Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra.

El educador democrático no puede negarse el deber de reforzar, en su práctica docente, la capacidad crítica del educando, su curiosidad, su insumisión.

La educación no cambia al mundo: cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

Lucho por una educación que nos enseñe a pensar y no por una educación que nos enseñe a obedecer.

 


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *