Educación popular, niñez y cuarentena

Educación popular, niñez y cuarentena
Compartir

La organización desde debajo de los Espacios Populares de Niñez y Juventud en el marco del distanciamiento obligatorio. Cómo son el acompañamiento, los cuidados y el apoyo escolar. Conversamos con educadoras populares

Sabemos que en nuestro país y en la mayoría de las sociedades latinoamericanas el trabajo de cuidados se sostiene en un porcentaje mayoritario por trabajo no remunerado, realizado al interior de los hogares o barrios, en su enorme mayoría por mujeres e identidades disidentes. Otra parte del trabajo de cuidados lo realizan las instituciones o dispositivos de cuidado, atención y educación de las infancias, que en algunos casos se despliega desde el Estado (las escuelas, los jardines infantiles y maternales, los centros infantiles, entre otros). En otros casos este trabajo se despliega desde espacios comunitarios sostenidos por organizaciones sociales, que en su mayoría no reciben el reconocimiento oficial ni recursos económicos suficientes para sostener esas tareas en el marco de condiciones dignas tanto de trabajo como de cuidados brindados, viéndose vulnerados diversos derechos en este proceso.
Desde las organizaciones sociales y políticas se sostiene día a día en los territorios una fuerte pelea por las condiciones en que se cuida, se cría, se educa y se promueve el desarrollo de las niñeces y juventudes. Luchamos por recursos, nos formamos, debatimos, nos organizamos. Este enorme trabajo se sostiene en territorios profundamente golpeados por la crisis social, después de décadas de desatención de derechos básicos por parte del Estado, con altos índices de desempleo o empleo precario y sin derechos, impactando todo esto con mucha fuerza en las condiciones materiales y subjetivas de vida de las infancias y juventudes. 
En este contexto social, la disposición de la cuarentena implicó de hecho el desmantelamiento transitorio de casi todos los dispositivos sociales (ya sea estatales o comunitarios) de cuidado y acompañamiento del desarrollo de les niñes y jóvenes, relegando a estos sectores de nuestra población en los hogares o los barrios, dejándoles sin sostén y andamiaje social. Esta desestructuración social significa para las niñeces y juventudes la pérdida de aquellos espacios en donde desarrollaban parte de sus vidas y que constituían lugares de socialización, educación, cuidados y acompañamiento, así como del contacto social con personas referentes afectivas. Lugares en donde se satisfacían necesidades y se garantizaban derechos. 
Así y todo, las organizaciones y les trabajadores de los espacios populares de educación y cuidado de las infancias han sostenido la atención de las necesidades de alimento de las familias de los barrios en donde se insertan, desarrollando un trabajo territorial imprescindible, organizándose y llegando a donde el Estado no llega, con ollas populares, entrega de bolsones de alimentos y solidaridad
Asimismo, se viene sosteniendo un arduo trabajo para garantizar la continuidad del vínculo pedagógico-afectivo entre educadoras y niñes, poniendo el foco en el sostén afectivo, pero también -y entendiendo que son cosas que van de la mano- intentando garantizar apoyos relacionados con la sistematización y construcción de conocimiento. En algunos casos, les niñes que concurren a los espacios de niñez están escolarizades, pero en otros no. El gran desafío que se plantea en esta coyuntura es acompañar a eses niñes en sus desarrollos desde una mirada integral, que comprende los cuidados, la crianza, los juegos, y los aprendizajes escolares. Y sostener el vínculo con las familias, que son quienes cuidan -siendo además quienes en este contexto se ven doblemente recargadas por tener que hacerse cargo al interior de los hogares de garantizar los cuidados, la crianza y la educación de sus hijes, sin el andamiaje presencial de los espacios comunitarios. 
¿Qué está pasando con los Espacios de niñez? ¿qué trabajo vincular se está sosteniendo con las niñeces y jóvenes? ¿qué impactos genera todo esto en las familias y los barrios, y qué necesidades y preocupaciones aparecen? ¿qué tareas están desarrollando las organizaciones? Son preguntas que aparecen a la hora de pensar la realidad de eses niñes y jóvenes en este contexto y que nos interpelan con fuerza a la hora de pensar los proyectos político-pedagógicos populares, en donde parte de la tarea ahora será, con mucha seguridad, aportar herramientas para acompañar desarrollos en un sentido reparador y democratizante. 
Desde el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y el Frente Arde Rojo (FAR), dos movimientos sociales que trabajan en distintos barrios del conurbano bonaerense y llevan adelante jardines populares, nos cuentan que diseñaron una serie de materiales pedagógicos para continuar el vínculo y el acompañamiento de les niñes que asistían al espacio y que ahora están pasando una situación difícil debido al aislamiento obligatorio. “Los materiales consisten en juegos sencillos para entretenerse utilizando materiales que pueden encontrarse en cualquier casa o recurriendo a la imaginación. También apuntan a que mediante estos juegos se pueda integrar toda la familia y que las y los adultos acompañen a los más pequeños a sobrellevar el encierro.”
Antonella, educadora del jardín Sembrando Huellas que pertenece al FOL y se desarrolla en la villa 1 11 14 de Capital Federal, remarcó que la pandemia vuelve a poner sobre la mesa la desigualdad social y los problemas que esto trae aparejado como las consecuencias sobre la salud, el trabajo y la educación de les niñes. Nos contó que están implementando tres estrategias para garantizar el acompañamiento y la continuidad pedagógica de les niñes: 1) videollamadas con cada familia, donde interactúan y dialogan tanto con les niñes como con les adultes; 2) envíos semanales de propuestas a través de videos; 3) construcción de recurseros para ofrecer a las familias variadas posibilidades de juego. Nos cuenta que estas estrategias las llevan adelante entre compañeras del movimiento: “…estas videollamadas y vídeos que enviamos a las familias se garantizan desde quienes nos acercamos al jardín justamente para impulsar esta construcción junto a las compañeras, desde una pedagogía política más libre, donde podamos construir la emancipación de les niñes y romper con el adultocentrismo.” A partir de estos diálogos que mantienen con las familias es que pueden también conocer la realidad que están atravesando, “saber cómo se están cuidando del coronavirus y en qué situación están en términos laborales, ya que muchas laburan en la costura y eso ha sido parado por la pandemia”.  
Con respecto a cómo esta coyuntura ha golpeado en la realidad de los barrios y las familias, Micaela, docente de Primaria y educadora del FAR en Zona Norte de la Provincia de Buenos Aires, afirma que el trabajo territorial se está adaptando a la cuarentena, los espacios de niñez y juventudes no están funcionando como antes, y tampoco las cuadrillas de trabajo, que en general son de limpieza o de construcción. Toda la energía está puesta en garantizar la alimentación en el barrio. Por otra parte, relata una situación cotidiana muy difícil para les niñes y jóvenes: “Yo estuve yendo al barrio varios días y la realidad es que hace tiempo que no veía la situación así. La falta de trabajo en lo cotidiano, los pibes intentando respetar la cuarentena algunos pero más bien en la calle, por las condiciones habitacionales difíciles… muchos pibes en las calles, realmente super complicado. Y mucha droga.”
Con respecto al trabajo pedagógico, nos cuenta que se está tratando de acompañar el proceso escolar garantizando que les niñes accedan a las tareas y las puedan hacer. Pero afirma que en este momento se está tratando de priorizar lo vincular. “Las compañeras mismas que son educadoras viven en los barrios, se siguen cruzando a los pibes y se toman ese momento para preguntarles cómo están, cómo se sienten. lo mismo que hacemos en nuestros espacios, que son espacios de mucha contención para niños, niñas y adolescentes.También se estuvieron preparando los Cuadernillos de Coordinación Niñez de actividades más vinculadas a lo recreativo, estamos haciendo el ejercicio de pasarlo a los barrios, mediando para que llegue. Pero todo es difícil y cuesta mucho. No todas las familias tienen celular, si hay celular hay uno en la familia, se comparte, o no hay datos…

Por su parte, Analía García, coordinadora pedagógica de la Red Andando, afirma que la distancia física obturó la fluidez del contacto con les niñes. Así y todo, los Centros Comunitarios sostienen propuestas semanales para niñes de 45 días a 5 años en el marco de la virtualidad. La Red Andando está compuesta por dieciséis Centros comunitarios que trabajan desde el paradigma de la educación popular, ubicados en trece barrios de Moreno y Merlo de la Provincia de Buenos Aires. Todos los espacios están reconocidos como UDI (Unidades de Desarrollo Infantil), y en los Centros participan 1500 niñes y un total de 226 educadoras. Les niñes que asisten a los Centros no se encuentran escolarizades (en la mayoría de los casos por falta de vacantes en los jardines del Estado) “Con respecto a las familias de maternal decidimos mandar semanalmente actividades no obligatorias, y contarles un poco cómo es el trabajo con los bebés… entonces mandamos actividades, o videos, o un flyer contando qué es un juego heurístico, qué es un juego de exploración… Hay un proyecto de música que sale todos los viernes, donde mandamos una canción y estamos pensando un repertorio comunitario.Y también estamos recuperando cómo las familias están viendo a los pibes, cómo los pibes están creciendo, cosas que tienen más que ver con crianza y cuidados… “

En el caso de les niñes más grandes, Analía afirma que la mayoría de las familias están preocupadas por el tema de la alfabetización y de prácticas del lenguaje, por lo que también se envían actividades semanalmente para pensar las matemáticas y las prácticas del lenguaje, aunque también actividades sueltas de otras áreas de experiencias: “Tomamos los Diseños Curriculares de la Provincia y miramos ahí los contenidos mínimos que se necesitan para trabajar, y sobre eso estamos armando secuencias.” En ambos casos, lo que se hace es enviar un flyer a las familias con las actividades, “y les planteamos -en infantes particularmente- que todo es parte de lo que después vamos a retomar cuando nos volvamos a ver. O sea que no con actividades sueltas sino que tienen un sentido dentro del marco de nuestro proyecto comunitario.”

En los centro comunitarios de la Red Andando las familias retiran viandas para todes les integrantes de la familia, no sólo para les niñes que asisten al centro infantil. “Lo que estamos haciendo ahí realmente es una cuestión vincular muy fuerte. Entonces algunos Centros cuando vienen las familias a retirar las viandas, los bolsones, según lo que se dé, también se llevan actividades, cartitas, cosas para los pibes… Nos parece que también lo vincular está acá, entre los adultos”, remarca Analía.

Esta tarea se sostiene desde abajo, con el fuerte convencimiento de la necesidad de tejer lazos territoriales que permitan organizarse y construir otros mundos posibles.  En este proceso las niñeces y juventudes son co-protagonistas actives, sujetes de derecho y actrices y actores plenos del mundo que habitamos y que prefiguramos todos los días. Las organizaciones sociales apuestan en sus construcciones territoriales a mundos respetuosos, cuidadosos, democráticos y revalorizantes de las niñeces, y están demostrando una vez más estar a la altura de las necesidades y la realidad que se vive en los barrios. Sobra solidaridad, compromiso y trabajo territorial. Lo que falta son los recursos del Estado para garantizar todos los derechos para les niñes y sus familias, situación que se agrava de manera atroz en el marco de la pandemia y la cuarentena. Pensamos que cualquier salida y gestión de dicha crisis debe necesariamente tener en cuenta a las organizaciones y los Espacios de educación popular que son quienes están de manera cotidiana en los territorios, garantizando derechos y acompañando la construcción de caminos de protagonismo, dignidad,  emancipación e igualdad para las niñeces.

Para acceder a los materiales para la continuidad pedagógica haga clic en los siguientes enlaces:

FOL Y FAR: https://drive.google.com/drive/folders/1eD27AzMY5fhL-z_toGOUUp2y74dpQVIA

Red Andando: https://www.redandando.org/category/aprendo-en-casa/

Fuente: https://docentesparaque.blogspot.com/


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *