El coronavirus democratizó, por un rato, el acceso al nivel inicial

El coronavirus democratizó, por un rato, el acceso al nivel inicial
Compartir

A fin de cada año, la postal se repite: las familias esperan por la confirmación de una vacante para nivel inicial, primera etapa de escolarización. Muchos niños y niñas son privados de este derecho porque no hay jardines de infantes. Hoy, con el aislamiento debido al coronavirus, “paradójicamente, las clases por radio, llegan a quienes no les tocó el número de la suerte. En tiempos de encierro y de escuelas a la distancia, algunos acceden por primera vez al derecho a la educación, aunque sea por un rato y de manera ficticia”. Compartimos el relato de Analía García, docente e integrante de la Red Andando.


Cuando tu primera maestra y maestro, hasta que finalice el aislamiento, es el Programa Seguimos Educando

Luego de la explosión de la escuela N° 49, aquella mañana trágica de agosto de 2018, en la que murieron dos trabajadores de la educación, Sandra Calamaro y Rubén Rodríguez, quienes somos docentes y conocemos Moreno, sabíamos que algo peor estaba por venir. Entre muchos educadores, educadoras y organizaciones, recorrimos las escuelas para conocer la situación y ofrecimos las aulas de los centros comunitarios, transformamos plazas en escuelas y enviamos actividades, para garantizar la continuidad pedagógica.

El año pasaba y a mediados de diciembre, algunas escuelas seguían clausuradas y otras abiertas de forma parcial. Como docente y miembro de las organizaciones comunitarias de la Red Andando, me fui a compartir una mañana con las maestras, directivos y el portero del jardín 952, en Cuartel V, uno de los lugares más estigmatizados del conurbano, en donde Jorge Lanata realiza sus informes sobre narcotráfico.

Mónica (estudiante de la Universidad y directora de la institución) me mostró las partes que estaban habilitadas, y mientras caminábamos, detalló cómo hacían para que los pibes asistan, aunque sea alguna vez a la semana. Cuando llegó el medio día, me anticipó que teníamos que salir afuera porque era la fecha asignada para la confirmación de vacantes. Nos acercamos a la puerta, ya había una gran cantidad de mujeres y niños haciendo la fila para saber si en el 2019 sus hijos e hijas podrían asistir al jardín de infantes.

Me paré en la vereda, al lado del portero que ofrecía galletitas a los pibes, y escuché entre español y guaraní, la alegría y la tristeza de quienes realizaban esa extensa cola. Mónica había ambientado la vereda con música, con un desayuno y con sus palabras, amorosas y cuidadas, para explicar a muchas familias, una vez más que sus hijos e hijas, ese año no irían al jardín.

El 2019 y el 2020, comenzó de la misma manera en Moreno, y en muchos otros partido del conurbano (especialmente la zona noroeste), niños y niñas privados del derecho a la educación inicial porque no hay jardines de infantes.

El coronavirus democratizó, por un rato, el acceso al nivel inicial

A partir de hoy estamos en algo así como un jardín por radio, es importante que podamos compartirlo y que sea un espacio de disfrute para todos y todas (…). La radio tiene algo maravilloso y es que llega a todos, a todos lados, incluso donde la tele e internet no llegan (…). Vamos a tener este espacio de encuentro todas las mañana para que podamos seguir aprendiendo porque tenemos este desafío de aprender todos los días (…) hasta que nos reencontremos una vez más en las escuelas. Estoy segura chicos y chicas que ustedes extrañan a sus compañeros, compañeras y maestros. Les proponemos eso, que nos sintamos como en el jardín, ¿En el jardín qué hacemos habitualmente? (Extracto del programa del 01/01/2020 Educando en Radio: Nivel Inicial)

Paradójicamente, las clases por radio, llegan a quienes no les tocó el número de la suerte. En tiempos de encierro y de escuelas a la distancia, algunos acceden por primera vez al derecho a la educación, aunque sea por un rato y de manera ficticia. Por ahora desconocemos si las familias, prenderán la radio y se reconocerán en los contenidos que el Ministerio de Educación de la Nación junto a la Secretaría de Medios y comunicación Pública, elaboraron para nivel inicial.

La única certeza que tenemos es que cuando la pandemia pase y el peligro de contagio disminuya, faltarán jardines de infantes, y urge que los estados nacionales y provinciales, inventen y reinventen, al igual que lo están haciendo por radio, los modos de democratizar el acceso a la educación inicial, como lo estable la Ley Nacional de Educación N° 26.206/2006.

Analía Paola García. Miembro del Equipo de Acompañamiento de la Red Andando – Centros Comunitarios de Educación Popular. Docente de la Universidad Nacional de Luján.

Fuente: ANRed


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *