Un año sin Sandra y Rubén: «Moreno ya no tolera la indiferencia, queremos que se haga justicia»

Un año sin Sandra y Rubén: «Moreno ya no tolera la indiferencia, queremos que se haga justicia»
Compartir

8:06 de la mañana, frente a la Escuela Nº49 retumba una sirena y el nudo en la garganta de Moreno se vuelve a hacer palpable. Se percibe en los rostros de estudiantes, docentes, familias, vecinos y vecinas, presentes a pesar del frío, ante las puertas de la institución del barrio San Carlos II para ejercer la memoria y exigir justicia. A esa hora, pero un año atrás, las consecuencias de la desidia estatal se evidenciaban fatalmente concretas: la escuela explotó cobrándose la vida de la vicedirectora Sandra Calamano y del auxiliar Rubén Rodríguez, quienes preparaban el desayuno para sus pibes y pibas. La explosión fue provocada por un escape de gas que había sido denunciado ante el Consejo Escolar del distrito en reiteradas oportunidades sin que se obtuviera respuesta. Fotos de la jornada y texto: Laura Reyes para ANRed.


El nudo en la garganta de Moreno se hizo lazo, uniendo a una comunidad educativa que decidió decir basta y luchar. Ese mismo 2 de agosto de 2018, realizaron una masiva movilización para denunciar la responsabilidad del gobierno de María Eugenia Vidal y del interventor del Consejo Escolar, Sebastián Nasif, dejando en claro que lo sucedido no había sido un accidente sino un crimen laboral y social. Días después, una asamblea de directivos de la zona resolvió, con el apoyo de la comunidad en general, cerrar las escuelas hasta tanto se inspeccionaran y repararan los problemas de infraestructura que ponían en riesgo la integridad de estudiantes, docentes y personal auxiliar. Además, tras casi 50 días de acampe frente al Consejo Escolar, organizaciones sociales y sindicales lograron la creación de un “comité de crisis”, mediante el cual organizaciones, docentes y familias pudieron supervisar la realización de las obras en las instituciones educativas. Todo el proceso, que incluyó también festivales y ollas populares, se realizó a pesar de las amenazas y acciones intimidatorias sufridas por varios miembros de la comunidad.

Ayer, al cumplirse un año de la explosión, una nueva marcha de miles de personas recorrió las calles de Moreno en una jornada signada por el dolor pero también la unión y solidaridad popular. La movilización comenzó temprano en la escuela de Sandra y Rubén para finalizar por la tarde con un festival frente al Consejo Escolar del que participaron varios artistas. Allí se leyó un documento acordado por la comunidad educativa en el que se señaló que las personas responsables del crimen siguen aún impunes: “Moreno ya no tolera la indiferencia, queremos que se haga justicia. La fiscal Gabriela Urrutia sólo ha imputado al gasista, al ex interventor Sebastián Nasif, al secretario técnico del Consejo y algunos consejeros escolares; pero todos acá sabemos que los responsables políticos de estas muertes, los que decidieron la intervención de Nasif, los que deben hacerse cargo del estado de indignidad en que estaban nuestras escuelas, son la Gobernadora Vidal, el Director de Escuelas Sánchez Zinny y el Director de Consejos Escolares Marcelo Di Mario. Por eso, seguiremos denunciándolos hasta encontrar justicia”.

El pedido de justicia por Sandra y Rubén es también el reclamo por condiciones dignas y de seguridad en todas las escuelas de la provincia de Buenos Aires y del país. En 2018, tras realizar un relevamiento, el sindicato docente SUTEBA afirmó que cerca de 800 escuelas tuvieron que suspender sus clases por falta de suministro de gas e instalaciones eléctricas deficientes. Además, en un 75,6% de establecimientos no se había realizado el control necesario de las instalaciones de gas y, en promedio, el 67,1% de los artefactos no se encontraban en buen estado de conservación y funcionamiento.

Un año después, los docentes continúan denunciando la falta de respuesta a estos problemas estructurales que ponen en riesgo la salud y la vida de miles de estudiantes, trabajadores y trabajadoras. Silvia Almazán, secretaria general adjunta del SUTEBA, aseveró que en este invierno se corroboró que en 20 distritos bonaerenses había 417 escuelas afectadas por problemas con el gas y, en consecuencia, más de 200.000 alumnas y alumnos perjudicados.

La jornada por justicia para Sandra y Rubén continuó en la Ciudad de Buenos Aires con una Marcha de Antorchas. La memoria viva y que exige respuestas no da tregua frente a un Estado ausente.

 


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *